lunes, 31 de julio de 2017

Hombre en la orilla



«La Inglesa dijo que habrá que matar los perros, pero no sé. A la noche da lástima oírlos ladrar así, tan despacio, como si lloraran. Yo no dije nada. Total a este paso se van a comer entre ellos, cualquier noche. Pensar que cuando llegué estaban gordos, y daban miedo ladrando todos juntos, amontonados contra la casa. Y no me dejaban entender lo que decía la Inglesa, con el barullo. Claro, hace tres años era otra cosa. A la casa le duraba la pintura y hasta las tejas tenían otro color. Ni bien crucé la tranquera ya ladraron los perros y vi la casa, parecida a la de la estancia donde estuve antes, casi igual con esas casuarinas altas, las paredes blancas y las ventanas de oscuro. Para completar, los perros, que eran más, acá en La Martita, pero con el mismo ladrido desparejo y atropellador. En aquel tiempo la Inglesa no me hacía acordar a la vieja Laver. Era alta, siempre, y andaba como estirada con esa ropa negra que usó los primeros meses. Porque yo llegué cuando ya se había muerto el marido. Dicen que fue así: una noche estaban juntos, charlando con un doctor del pueblo y unas visitas de la capital, que en ese tiempo venían muchas, según parece, y oyeron ladrar los perros. El Inglés salió solo, con la escopeta cargada. Julia me decía que antes de salir la Inglesa y él se miraron en forma rara, vaya a saber. La cosa es que pasaron como diez minutos y ladrido de los perros se fue cada vez más lejos. Y cuando oyeron el tiro el doctor dijo que le habría tirado algún bicho, hasta que los perros empezaron a llorar. Yo llegué para esa época, hará cuatro años o tres o más»

 De "Habrá que matar los perros", incluido en Hombre en la orilla, Miguel Briante.

lunes, 24 de julio de 2017

Porque siempre todo...

Porque siempre todo
mas siempre una ilusión
que al desengaño siempre

La caída es las caídas
y la pérdida
todas las pérdidas

Desconcierto o abandono
gradual
de fe

domingo, 25 de junio de 2017

Hoy...

Hoy
quiero decirle al mundo
que no nací para mí

nací para alguien más
que urdió su nombre
en mi lágrima

y solo allí, paseante
dobló el pilar
de su melancolía

Hoy
quiero pedirle al viento
y atravesándolo en su flor

que no me niegue el ahora
esta misión mi faena;
y dándole las gracias

me pido perdón a mí
cuando me yergo
sobre las ancas del olvido

domingo, 11 de junio de 2017

Petrarca

«En cuanto a mí, ciertamente todavía me quedan muchos asuntos ambiguos y penosos. Lo que solía amar, ya no lo amo; miento, lo amo pero menos. He aquí que he vuelto a mentir: lo amo, pero más vergonzosamente, con mayor tristeza; finalmente ya he dicho la verdad.»

viernes, 12 de mayo de 2017

La Lewis Carroll

¡Dos poemas míos publicados en la flamante revista digital "La Lewis Carroll"!

Comparto uno de ellos y el link para que puedan ver los excelentes contenidos del número estreno, que incluye cuentos, arte digital, pintura, fotografía, poesía, entrevistas y agenda cultural.

DUELO

Cae la noche como un canto
está en mi boca
la quiero hablar y no puedo
la quiero ser y no debo
la quiero hallar

Cae la noche como un tango
como un Dios cortapescuezos
como un río embriagado
pinta los colores de su tedio
y desnuda la vergüenza de las cosas

Cae la noche como el fuego
y ahora sé
que no hubo sino hay
lo que no habrá
y me duelo



https://issuu.com/funesdelatorre/docs/la_lewis_carroll_n1_mayo_2017


lunes, 1 de mayo de 2017

Publio Ovidio Nasón

«Querer es poca cosa: es necesario desear ardientemente algo para conseguirlo»

sábado, 29 de abril de 2017

Hay una voz en mi voz...

Hay una voz en mi voz
hay una inercia un desprecio

Calamidad que hubo en mí
y es risa
fatiga
sueño